Reconvención en el juicio de desalojo . Criterio restrictivo PDF Imprimir E-mail
Civil

Reconvención en el juicio de desalojo - Criterio restrictivo - Rechaza la simulación planteada como reconvención.

Alarcón FLores, Ana Luisa contra Leiva Candia, Giovanni Orlando s/Desalojo sin contrato de locación - Cámara Civil Neuquén - Sala II - Expediente 393.855/9 -
   

NEUQUEN, 30 de marzo de 2010.   

Y VISTOS:
En acuerdo estos autos caratulados: "ALARCON FLORES ANA LUISA CONTRA LEIVA CANDIA GIOVANNI ORLANDO S/ DESALOJO SIN CONTRATO DE LOCACION", (Expte. Nº 393855/9), venidos en apelación del JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA CIVIL N 4 a esta Sala II integrada por los Dres. Federico GIGENA BASOMBRIO e Isolina OSTI DE ESQUIVEL, con la presencia del Secretario actuante Dr. Miguel E. BUTELER y, de acuerdo al orden de votación sorteado, la Dra. Isolina OSTI DE ESQUIVEL, dijo:
I.- A fs 61 se dicta resolución rechazando la reconvención deducida, decisión que es apelada por la demandada en los términos que resultan del escrito de fs. 67/68, cuyo traslado es contestado a fs. 71/72.
Se agravia la demandada, pues entiende que la decisión afecta el principio de defensa en juicio pues “...la acción de simulación aún cuando su trámite procesal lo sea por juicio de conocimiento (ordinario) cierto es que constituye un arma de defensa indiscutible para el Sr. Leiva Candia...”
Afirma que se trata de un bien del acervo ganancial, y que, en el peor de los casos pertenecería a su ex esposa y no a su ex suegra, actora en autos.
Agrega que la promoción autónoma de la simulación, aunque jurídicamente correcta, llegaría tardíamente ante el inminente desalojo de la vivienda donde vive actualmente con su pareja y su pequeña hija.
Transcribe parcialmente los artículos 357 y 487 del Código Procesal Civil y Comercial, señalando que la norma adjetiva nada dice respecto al tipo de proceso y que, tal como él señalara al interponer la reconvención, existe conexidad entre las acciones pues se pretende el desalojo de una vivienda que no es propiedad del titular del dominio.
Insiste que en este caso la reconvención es un medio de defensa y que procedería la acumulación de procesos, aún cuando se deduzcan acciones que corresponden a procesos sumario y ordinario respectivamente.
La actora contesta haciendo alusión que el objeto puntual del proceso de desalojo es la discusión de derechos personales y no reales, resultando ajena a la órbita de este proceso cualquier planteo relacionado con dirimir la propiedad o la posesión.
Sostiene que el juicio de desalojo es el medio previsto por la ley para asegurar el uso y goce de un bien inmueble que se encuentra ocupado por quien carece de título para ello, lo cual no impide que en un proceso posterior se puedan dirimir las cuestiones atinentes a la posesión o dominio del mismo.
Agrega que si bien legislativamente la reconvención en el desalojo resultaría procedente, -artículo 487- la jurisprudencia se ha encargado de puntualizar que para admitirla es preciso adoptar un criterio restrictivo pues su trámite podría impedir la real y concreta exigibilidad de la obligación de restituir la tenencia del inmueble, más aún cuando las pretensiones respectivas resulten incompatibles con la celeridad que debe caracterizar a este proceso.
Reconoce la conexión que existe entre ambas pretensiones, pero destaca la falta de verosimilitud que luce el planteo del demandado, calificándolo de dilatorio.
Solicita se confirme la resolución, con costas al demandado.
II.- Ingresando en el estudio de los agravios debo señalar que tal como reiteradamente ha resuelto esta Sala, la queja no ha de prosperar, toda vez que lo decidido se encuentra ajustado a derecho.
Así señalábamos: “...el proceso de desalojo  es aquel que tiene  por objeto una pretensión tendiente a recuperar el uso y goce de un bien inmueble que se encuentra ocupado por quien carece de título para ello, sea por tener una obligación exigible de restituirlo o por revestir el carácter de simple intruso, la pretensión de desalojo sólo implica la invocación por parte del actor de un derecho personal a exigir la restitución del bien, de manera que excede el ámbito del proceso toda controversia o decisión relativas al derecho de propiedad o de posesión planteadas y  tramita mediante las normas aplicables al juicio sumario, conforme lo prescripto por el art. 679 del ritual.” ("GARCIA RUBEN CONTRA MATUS AMANDA S/ DESALOJO", (Expte. Nº 316882/4), PI-2005-TºII-161-379/381).
“...Si bien se ha flexibilizado la postura en cuanto a admitir la reconvención en el juicio de desalojo, siendo viable aquella, por ejemplo, cuando se fundare en el pago por consignación y el desalojo, versa sobre la causal de falta de pago, es lo cierto que la autonomía conceptual y especificidad de las normas que regulan el proceso de desahucio, justifican no admitir por regla la reconvención, con el fin de prevenir el posible enredo del juicio que debe ser sencillo y rápido (arts. 485 y 676 Código Procesal).”(CC0201 LP, B 83380 RSI-105-96 I 30-4-96). 
Asimismo en el antecedente citado se hacía alusión a la doctrina expuesta por el Dr. Palacio en su obra de Derecho Procesal y que recogiera la decisión apelada: “… en el proceso sumario y en especial en el juicio de desalojo, la admisibilidad de la reconvención debe apreciarse con criterio restrictivo a fin de evitar la perturbación de acciones que deben responder a un trámite abreviado. El hecho de tratarse de una pretensión que se inserta en un proceso ya pendiente hace que su admisibilidad se halle supeditada a diversos requisitos. Entre éstos se considera esencial que pueda sustanciarse por los mismos trámites que corresponden a la pretensión originaria, exigencia que responde, como en el caso de la acumulación objetiva, a obvias razones de orden procesal (ver Palacio, "Derecho Procesal Civil", t. I, págs. 460, 461).(PI. 2004 TºI Fº21/22 Sala I).”
De este modo es claro que el criterio de admisibilidad impone que la reconvención deba reunir ciertos requisitos con relación al trámite del proceso, los que conciernen a los principios de buen orden y celeridad que caracterizan el proceso especial de desalojo, cuyo objeto es dar urgente protección al derecho de propiedad.
Por otra parte, es importante destacar que la decisión no afecta el derecho de defensa, ya que además de que la reconvención no constituye requisito de la garantía constitucional de la defensa en juicio, el rechazo que aquí se propicia no obsta a que el demandado sea oído y haga valer sus pretensiones en otro proceso tal como aparentemente habría iniciado según constancias de fs. 45/48-.
Precisamente, la complejidad del planteo efectuado por el demandado, el que incluye la insinuación de ocultación de bienes para eludir el cumplimiento de obligaciones laborales y el profuso ofrecimiento de prueba, atentan decididamente contra el citado criterio restrictivo que debe primar al momento de admitir la reconvención.
Puntualmente y con respecto a la acción de simulación impetrada en un proceso de desalojo se ha resuelto: “Es improcedente frente a una demanda por desalojo la reconvención del emplazado por simulación y nulidad del acto jurídico por el cual el actor llegó a ser titular del dominio del inmueble que ocupa el demandado, pues si bien la vía reconvencional no se encuentra vedada a partir de la derogación de las normas de la ley 21.342, la misma es inadmisible en tanto, pese a la invocada interdependencia de prestaciones, una y otra no pueden ser debatidas en el marco procesal restringido del juicio de desalojo.” y “Es inadmisible en un juicio de desalojo la reconvención por simulación y nulidad del acto jurídico por el cual el actor llegó a ser titular del dominio del inmueble que ocupa el demandado, pues la posibilidad de ventilar en un mismo proceso ambas causa implicaría ampliar el debate más allá de los alcances reservados a la acción originaria y a tenor de lo dispuesto por los arts. 679, 685 y ccds. Del código de rito, contrariaría los fines de celeridad y economía procesal que informan dicho ordenamiento” (“Barros, Victor y otro c/ Lucchetti, Osvaldo y otro” Cám.Nac.Ap.Civ. Sala A -L.L 2002-A pág.228).
Por todo lo hasta aquí expuesto y como ya lo adelantara, corresponde el rechazo del recurso en estudio, confirmándose en consecuencia la resolución apelada, con costas de Alzada al apelante vencido, difiriéndose la pertinente regulación de honorarios para su oportunidad.
III.- Por las razones expuestas propongo se confirme la resolución apelada, con costas de Alzada a la demandada vencida, debiendo diferirse la regulación de honorarios para su oportunidad.

El Dr. Federico GIGENA BASOMBRÍO dijo:
Por compartir los fundamentos vertidos en el voto que antecede, adhiero al mismo.

Por ello, esta Sala II
RESUELVE:
I.- Confirmar la resolución dictada a fs. 61 en todo lo que ha sido materia de recurso y agravios.
II.- Imponer las costas de Alzada a la demandada vencida (art. 69 C.P.C.C.).
III.- Diferir la regulación de los honorarios correspondientes a esta Instancia para su oportunidad.
IV.- Regístrese y vuelvan los autos al Juzgado de origen.

 

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Desarrollo web pmiranda.com.ar