ART. 1113 CÓDIGO CIVIL . EXIMENTE DE RESPONSABILIDAD PDF Imprimir E-mail
Civil
ART. 1113 CÓDIGO CIVIL – EXIMENTE DE RESPONSABILIDAD

Si en el curso causal interviene el hecho de un tercero con aptitud para producir el daño, éste no es atribuible al demandado, quien no puede ser responsabilizado. Jurídicamente sólo es tercero alguien extraño, por quien no se debe responder, es decir, no vinculado con el sujeto contra el que se dirige la acción resarcitoria. El hecho de un tercero extraño puede ser una causa exclusiva o una concausa. Choque en cadena . Irrelevancia de la distancia existente entre los vehículos.

Scola Espada, Sergio Guillermo y otro c/García, Rogelio Rubén s/Daños y Perjuicios - Cámara  de Apelaciones Civil Neuquén - Sala III -

SCOLA ESPADA, SERGIO GUILLERMO Y OTRO C/ GARCÍA, ROGELIO RUBÉN S/ DAÑOS Y PERJUICIOS

Neuquén, 22 de abril de 2010.

Y VISTOS:
En acuerdo estos autos caratulados: “SCOLA ESPADA SERGIO GUILLERMO Y OTRO CONTRA GARCIA ROGELIORUBEN S/DAÑOS Y PERJUICIOS”, (Expte. Nº 333374/6), venidos en apelación del JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL NRO. 1 a esta Sala III integrada por el Dr. Marcelo Juan MEDORI y el Dr. Fernando Marcelo GHISINI en ejercicio de la subrogancia con la presencia del Secretario actuante Dr. José Oscar SQUETINO y, de acuerdo al orden de votación sorteado, el Dr. Medori dijo:
I.- Que la parte actora interpone recurso de apelación contra la sentencia definitiva del 6 de mayo del 2.009 (fs. 385/389), expresando agravios a fs. 418/422.
Argumenta que la juez de grado incurre en errónea apreciación de la prueba al afirmar que se ha comprobado la mecánica del accidente denunciada por el accionado cuando ninguna prueba se ha arrimado que culpe a un tercero por el cual no deba responder, habiendo incumplido la distancia mínima entre vehículos y siendo responsable solidario ante la coautoría del ilícito, sin que la víctima esté obligada a investigar quien fue el verdadero responsable en el choque en cadena.
Reserva el caso federal, apela honorarios por altos y solicita se revoque el fallo recurrido, haciendo lugar a la demanda en todas sus partes con costas.
Corrido el pertinente traslado la citada en garantía contesta a fs. 424/427.
Manifiesta que no se reúnen los recaudos legales del art. 265 del C.P.C.C. y que en su caso la prueba rendida indica todo lo contrario de lo esgrimido en la apelación, el propio perito afirma que el perseguido es chocado por detrás.
Solicita se rechace la apelación con costas.
Apela honorarios por bajos la representación actora a fs. 390.
II.- Entrando al estudio de la cuestión traída a entendimiento resulta que la decisión en crisis rechaza la demanda de daños y perjuicios con fundamento en que se comprueba la responsabilidad de un tercero por el cual no debe responder el reclamado, de conformidad al informe policial y la pericia accidentológica, que dan cuenta de que a diferencia de lo narrado por el accionante, el Sr. Garcia se encontraba detenido al momento de ser embestido por detrás, siendo su vehículo una cosa inerte en un choque sucesivo e insuficiente la falta de distancia prudencial entre vehículos.
Reunidos los mínimos recaudos, a los fines del tratamiento de los agravios, advierto que el demandante dice en su escrito introductorio que fue atropellado por imprudencia e inobservancia del reclamado (fs.7 vta.); este y la aseguradora narran el accidente de tránsito como un choque en cadena, en el que el último fue embestido por otro vehículo, no pudiendo evitar la colisión posterior contra el primero (fs. 83/84 y 47 vta.).
Que la planilla policial y croquis ilustrativo del accidente ocurrido el 01.01.2005, a las 20,35 hs. en Av. Olascoaga y Fava de ésta ciudad, con la participación de seis vehículos, describe que se produce cuando la mayoría estaban detenidos dentro de la calzada esperando la habilitación del semáforo, siendo el quinto automotor en la fila el embistente inicial y el primero el perteneciente al demandado (fs.168/194-231/232 y 362/365).
Que la pericia accidentológico-mecánica, resulta poco ilustrativa y ciertamente onerosa en sus gastos, confirmando el choque en cadena, según descripción policial, y repitiendo que el rodado del demandado fue el último en ser impactado, colisionando posteriormente contra la motocicleta del actor (fs. 306/316, 328 y 340).
Que el artículo 1.113 del Código Civil expresamente estipula que: “La obligación del que ha causado un daño se extiende a los daños que causaren los que están bajo su dependencia, o por las cosas de que se sirve, o que tiene a su cuidado. En los supuestos de daños causados con las cosas, el dueño o guardián, para eximirse de responsabilidad, deberá demostrar que de su parte no hubo culpa; pero si el daño hubiere sido causado por el riesgo o vicio de la cosa, sólo se eximirá total o parcialmente de responsabilidad acreditando la culpa de la víctima o de un tercero por quien no debe responder. Si la cosa hubiese sido usada contra la voluntad expresa o presunta del dueño o guardián, no será responsable.”(cfme. arts. 17 y 19 de la Const. Nac.; 24 de la Const. Prov.; 901, 906 y 1.109 del Cód. Civil; 377 y 386 del Cód. Procesal; y 64 de la ley 24.449).
cuando la relación causal es presumida contra el demandado, este se ve compelido a probar la actuación de una causa ajena, para eximirse de responsabilidad, inversión legal de la carga probatoria. Así, por ejemplo, cuando en un evento dañoso tiene intervención activa el riesgo o vicio de una cosa, el dueño o guardián soporta la necesidad de acreditar un factor extraño como origen del daño, de conformidad a la norma transcripta.(p. 279, t.4, Resarcimiento de daños, Matilde Zavala de Gonzalez).
Si en el curso causal interviene el hecho de un tercero con aptitud para producir el daño, éste no es atribuible al demandado, quien no puede ser responsabilizado. Jurídicamente sólo es tercero alguien extraño, por quien no se debe responder, es decir, no vinculado con el sujeto contra el que se dirige la acción resarcitoria. El hecho de un tercero extraño puede ser una causa exclusiva o una concausa. Es ejemplo de causa exclusiva: un camión embiste violentamente a un automotor detenido y lo desplaza contra la vereda, donde éste atropella a un transeúnte; en tal hipótesis, el daño es imputable al conductor y al dueño o guardián del camión, y no al conductor, dueño o guardián del automotor que sólo intervino como elemento pasivo del impulso causal ajeno.(p.296 y 297 ídem). “.. Es el supuesto en que el automóvil acciona como un elemento pasivo de simple transmisión de la energía que ha recibido por una impulsión extraña, en la cual reside la efectiva causalidad del daño” (Cciv, Sala C, ED  36-36, LL 106-754)(p. 741, t.3 y p. 211, t.4, Tratado de Derecho Civil, Jorge Joaquín Llambias).
“..puede ocurrir que en un accidente, un vehículo no haya tenido más que una intervención pasiva, al ser colisionado previamente por otro y ser impulsado por el golpe contra un tercer vehículo, un peatón, un ciclista, etcétera. En estos casos no existe relación de causalidad entre la intervención del automotor colisionado y los daños sufridos por quien éste, a su vez, colisionó, por cuanto su intervención no ha sido activa y como tal no puede imputársele la responsabilidad a su conductor. En esta línea se resolvió en un caso que correspondía eximir de responsabilidad al conductor de un vehículo que actuó como un mero elemento pasivo en la producción de un accidente, al ser colisionado por otro y empujado contra un tercero, toda vez que no toda infracción a las reglamentaciones de tránsito genera una presunción de culpa respecto del transgresor, siendo necesaria la existencia de un adecuado nexo de causalidad.”(CNCiv, sala A, 4.7.2000, Lische de Balboni Patricia I. y otros c. Techint SA y otros, LL 2000-F-998, J. A. caso 15.386)(p. 46 y 47, Responsabilidad civil por accidentes de automotores, Marcelo J. Lopez Mesa).
El juez debe analizar los hechos probados en la causa y con ellos establecer cual es la causa probable del daño ocasionado de acuerdo al curso ordinario de las cosas, con apoyo en estadísticas, comprobaciones prácticas y concatenaciones lógicas, en base al criterio de causalidad adecuada y de previsibilidad(cfme. arts. 901 y 906 del Cód. Civil), en un análisis objetivo-retrospectivo, determinando ex post facto la posibilidad de un resultado en función de las condiciones previas y aquilatando la adecuación de una causa conforme a la regularidad en el acontecer de los sucesos y las reglas de la experiencia.(p.50 ídem).
Atento las premisas fácticas y jurídicas expuestas, considero que deberá confirmarse la decisión revisada, fundamentalmente, por cuanto se ha acreditado y no ha sido objetado debidamente, que el Sr. Garcia fue el último en un choque en cadena entre varios autos detenidos a la espera de la habilitación del semáforo, que fuera originado por el conductor del Peugueot 505, que no frenó a tiempo detrás de los mismos. Este vehículo fue el generador de la energía que se transmitió a través de los demás que operaron como cuerpos inertes, transmitiendo la fuerza que ocasionara la colisión entre unos y otros.
Siendo esta la causa eficiente del accidente y careciendo de relevancia la distancia entre los rodados, no comprobada a la luz de la prueba rendida, se produce el supuesto de eximisión de responsabilidad previsto en el segundo párrafo de la norma citada. Ahora, cuando no hay causa exclusiva, es decir, existe concausalidad en la producción del daño, rigen las pautas jurídicas esgrimidas por el apelante, puede la víctima que desconoce la mecánica del evento dañoso demandar a los coautores, que resultan solidariamente responsables frente a ella, sin perjuicio del posterior ejercicio de acciones regresivas entre los distintos responsables, de conformidad a lo estipulado en los arts. 1.081 y 1.109 del Cód. Civil.(p. 298, t.4, Resarcimiento de daños, Matilde Zavala de Gonzalez).
La jurisprudencia ha resuelto en casos similares que: “El art. 1.113 del Cód. Civil, expresamente prevé la forma en que el dueño o guardián de una cosa riesgosa puede eximirse total o parcialmente de responsabilidad. Encuadra en tal exención, el haberse demostrado como causa del daño el accionar de un tercero, protagonista del choque en cadena, por quien el demandado no debe responder, no obstante haberse omitido citar al juicio por daños y perjuicios al tercero coprotagonista del evento dañoso -en los términos del art. 94 del CPCC.”(Referencia Normativa: Cci Art. 1113; Cpcb Art. 94 Cc0000 Do 80392 Rsd-195-4 S, Fecha: 21/05/2004, Juez: Gomez Ilari (sd), Caratula: Cavuoti, Antonio C/ Francogna, Roberto S/ Daños Y Perjuicios, Mag. Votantes: Gómez Ilari - Portis  Eyherabide-LDT).
“La cadena causal comienza en autos con el Peugeot chocando a la motocicleta y desestabilizándola, siendo esta desestabilización la que la lleva a impactar contra el colectivo que se encontraba enfrente y no el hecho de que éste estuviera invadiendo 1,70 metros la mano por donde la moto venía, pues de haber conservado el actor el control de su móvil lo hubiera sorteado, jugando en esto el micro el papel de un mero obstáculo fortuito. Es así que ni el colectivero ni el motociclista tuvieron posibilidad de evitar la colisión, y esa imposibilidad nace del choque inicial del Peugeot con la moto, que desestabilizó a ésta y le impuso la trayectoria imprevisible que la envió contra el colectivo. Ninguna causalidad adecuada han puesto ninguno de estos conductores en ese resultado, y por ello el colectivero no puede ser imputado como cocausante del daño, pues el nexo causal ha sido impuesto por el Peugeot, cuyo conductor se erige en el único responsable del hecho, configurando la eximente del hecho del tercero por el que no se debe responder que admite la responsabilidad objetiva (arts. 901, 903, 904, 905 y 1.113, párr. 2 "in fine", Cód. Civ.).”(Referencia Normativa: Cci Art. 901 ; Cci Art. 903 ; Cci Art. 904 ; Cci Art. 905 ; Cci Art. 1113, Cc0002 Sm 58037 Rsd-183-6 S, Fecha: 22/06/2006, Juez: Mares (sd), Caratula: SáNchez, SebastiáN José C/ Gómez, Luis Pablo Y Otros S/ Daños Y Perjuicios, Mag. Votantes: Mares-Occhiuzzi-Scarpati-LDT).
“Si bien la víctima de un choque múltiple no necesita investigar la mecánica del hecho -pues se encuentra habilitado para demandar su reparación a todos los copartícipes-, la normativa del CCIV 1.113, 2º parr., establece los eximentes de responsabilidad respecto de los daños causados por el riesgo o vicio de la cosa, extremos que si bien son de restrictiva aplicación y rigurosa acreditación, liberan de responsabilidad a aquél que demuestre la culpa de la victima o de un tercero por quien no debe responder, cuando es causa única del daño, porque falta la relación de causalidad entre la cosa y el daño.”(Autos: GARABELLO, RICARDO C/MARE, JUAN S/SUM.- Mag.: PIAGGI - DIAZ CORDERO - MORANDI - 13/12/1989-LDT).
Esta Cámara de Apelaciones se ha expedido diciendo que: “Frente al tercero damnificado los co-autores responsables responden solidariamente y puede serles reclamado el resarcimiento de la totalidad de los daños sufridos, a ambos o a cualquiera de ellos, y que éstos sólo pueden eximirse de la obligación de responder acreditando la culpa total del otro. La distribución de responsabilidad en tal caso tendría operatividad en la relación de contribución entre los co-autores, para la eventual repetición entre ellos de los que se debió abonar por encima de su proporción de culpa.”(OBS. DEL SUMARIO: P.S. 1998 -IV- 706/718, SALA I. Juez GARCIA (MA)GOMEZ ALVARADO ARMANDO c/GOMEZ SASEN ROBERTO AMELIO Y OTRO s/DAÑOS Y PERJUICIOS. MAG. VOTANTES: GARCIA-SILVA ZAMBRANO-OSTI DE ESQUIVEL-LDT).
En cuanto a la apelación honoraria, efectuados los cálculos matemáticos de conformidad a lo preceptuado en los arts. 6, 7, 8, 9, 10, 20 y 39 de la ley 1.594 y teniendo en cuenta los trabajos realizados, las determinaciones formuladas resultan adecuadas.
Por las razones expuestas, y en atención a los términos en que se planteó el recurso, propicio el rechazo de la apelación, confirmando el fallo recurrido en todo cuanto ha sido materia de agravios, con costas en la alzada a cargo del recurrente vencido, a cuyo efecto deberán regularse los honorarios profesionales con ajuste al art. 15 de la ley arancelaria.
Tal mi voto.

El Dr. Ghisini dijo:
Por compartir los argumentos del voto que antecede adhiero al mismo, expidiéndome en idéntico sentido.

Por ello, esta SALA III RESUELVE:
1.- Confirmar el fallo de fs.385/389vta. en todo cuanto ha sido materia de recuro y agravios.
2.- Imponer las costas de Alzada a la actora perdidosa.
3.- Regular los honorarios de los letrados intervinientes en esta instancia, en las siguientes sumas… 
4.- Regístrese, notifíquese y oportunamente, vuelvan los autos al Juzgado de origen.

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Desarrollo web pmiranda.com.ar