MEDIDAS CAUTELARES . CAUCIÓN PDF Imprimir E-mail
Civil
MEDIDAS CAUTELARES – CAUCIÓN

Cuando no existen presunciones que inclinen a pensar que será denegado, el beneficio provisional de litigar sin gastos comprende el derecho a obtener la traba de medidas cautelares sin el previo otorgamiento de la caución, si de las circunstancias fácticas se desprende que tal medida no puede esperar el dictado de la resolución definitiva sin grave peligro para la efectividad de la defensa.
        
Burgos, Cristian Matías c/Gorena, Juan Carlos s/Embargo preventivo - Cámara Civil Neuquén - Sala II -

“BURGOS, CRISTIAN MATÍAS C/ GORENA, JUAN CARLOS S/ EMBARGO PREVENTIVO”

Neuquén, 27 de abril de 2010.

Y VISTOS:
En acuerdo estos autos caratulados: “BURGOS CRISTIAN MATIAS CONTRRA GORENA JUAN CARLOS S/EMBARGO PREVENTIVO”, (Expte.Nº 405292/9), venidos en apelación del JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL NUMERO 4 a esta Sala II integrada por los Dres. Federico GIGENA BASOMBRIO e Isolina OSTI DE ESQUIVEL, con la presencia del Secretario actuante Dr. Miguel E. BUTELER y, de acuerdo al orden de votación sorteado, la Dra. Isolina Osti de Esquivel dijo:
I.- Vienen estos autos por apelación deducida por la actora contra la providencia de fecha 30 de diciembre de 2009 que hace lugar a la medida cautelar solicitada contra la demandada, agraviándose por entender que la misma debió ser concedida bajo caución juratoria y no real, máxime que el actor ha iniciado concomitantemente el trámite para obtener el beneficio de litigar sin gastos.
Expresa, además, que no puede ofrecer contracautela por  no poseer bienes que constituyan asiento de una garantía real.
Pide se haga lugar al recurso interpuesto ordenando la medida solicitada.
II.- En autos “OCAÑA MONICA CONTRA TARANDA DEMETRIO Y OTRO S/APELACION MEDIDA CAUTELAR”, (Expte. Nº 60681/4), en voto al que adhiriera, hemos dicho que:
“En efecto: es criterio general la amplitud en la concesión de las medidas cautelares que hoy prima en la doctrina y la jurisprudencia (véase Morello y colabs. “Códigos Procesales…”, 2ª Edición, T. IIC, p.498 y ss.), criterio éste que es coincidente con el concepto flexible enunciado en nuestra Ley ritual por el art.195” (conf. P.I. 1999, tºIII, fº486/ 87, Sala I).
Asimismo sostuvimos que: “Señalamos que la actual orientación en materia de medidas cautelares, es la amplitud en su concesión a partir de la experiencia general de que las consecuencias de la inadmisión suelen acarrear perjuicios mayormente graves y aún irreparables que su opuesto, esto es, que la solución se inclina por receptar la medida. Así lo dicen Morello y colabs.: “la moderna dirección de la ciencia procesal está comprometida en una mayor amplitud en la concesión de las medidas precautorias…”.
“En consecuencia, todo lo referente a las medidas cautelares no debe ser interpretado con criterio restrictivo, ya que es necesario tutelar las pretensiones articuladas…Deben, por lo tanto, acordarse con amplitud de criterio, para excluir la frustración del derecho….” “Como corolario de lo precedentemente referido, la praxis judicial viene declarando que no cabe actuar con restricción sino todo lo contrario, siendo preferible el exceso en acordar la traba que la parquedad en negarla; ello, toda vez que, en el supuesto de haber mediado un ejercicio exorbitante del derecho a obtenerla, el damnificado tiene a su disposición la posiblidad de reclamar el resarcimiento…” (en “Códigos Procesales…”, 2da.ed.T°IIC, págs.537/8; id. Novellino, “Embargo y desembargo y demás medidas cautelares”, págs. 24/25; Ramírez, “Medidas Cautelares”, pág. 5 y 21, v.PI1.996III581/83Sala I).
En autos la Jueza de grado tiene por acreditada prima facie la verosimilitud del derecho invocado y el peligro en la demora, razón por la cuál y no habiendo sido cuestionada la resolución en este punto, no corresponde análisis alguno.
Sin embargo, y no obstante no haberse obtenido aún el beneficio de litigar sin gastos, por cuanto fue iniciado y allí agotó el actor su actividad, ya que no cumplió, hasta la fecha, ninguna de las medidas ordenadas por la “a-quo” tendiente a la declaración del mismo, ello no permite presumir si se otorgará o denegará la exención.
Teniendo en cuenta tales circunstancias, entiendo debe modificarse el tipo de contracautela ordenada, en atención a la amplitud del criterio referida ut-supra,  tendiente a excluir la frustración del derecho, pero, ordenando la misma con plazo de caducidad, requiriéndose actividad procesal por parte del actor.
Por otra parte se ha sostenido que: “Si la medida precautoria se dictó a las resultas del pedido de beneficio de litigar sin gastos que está en trámite, no es pertinente establecer fianza, ya que dicho beneficio está destinado a asegurar la defensa en juicio, la que vería frustrada de no contarse con los medios suficientes para afrontar los gastos que comporta” (Palacio Velloso CPCyC T.5to.pág.
“Cuando no existen presunciones que inclinen a pensar que será denegado, el beneficio provisional de litigar sin gastos comprende el derecho a obtener la traba de medidas cautelares sin el previo otorgamiento de la caución, si de las circunstancias fácticas se desprende que tal medida no puede esperar el dictado de la resolución definitiva sin grave peligro para la efectividad de la defensa” (LDT  Stoffregen de Schreyer, Friedericke Caroline Minna Margarethe c/González Dazzori, Edgardo José y otros. Tomo: 313 Folio: 1181 Medidas cautelares).
Por las razones expuestas, propongo al acuerdo hacer lugar a la apelación deducida modificando la resolución apelada en el sentido de que la caución a prestar por el actor será la juratoria, ello con carácter provisional por el término de noventa días hábiles, en que la misma caducará, de no haber obtenido el recurrente el beneficio de litigar sin gastos, iniciado por el mismo y no impulsado a la fecha. Sin costas atento la falta de contradictorio. Tal mi voto.

El Dr. Federico GIGENA BASOMBRIO dijo:
Por compartir los fundamentos vertidos en el voto que antecede, adhiero al mismo.

Por ello, esta SALA II RESUELVE:
I.- Modificar la providencia de fs.7 de fecha 30 de diciembre de 2009 en el sentido de que la caución a prestar por el actor será la juratoria, ello con carácter provisional por el término de noventa días hábiles, en que la misma caducará, de no haber obtenido el recurrente el beneficio de litigar sin gastos.
II.- Sin costas de Alzada, atento la falta de contradictorio.
III.- Regístrese, y vuelvan los autos al Juzgado de origen.

 

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Desarrollo web pmiranda.com.ar