FACULTADES DEL JUEZ PDF Imprimir E-mail
Civil
FACULTADES DEL JUEZ

El juez tiene el deber de sanear el procedimiento a fin de lograr llegar por buen camino al dictado de sentencia, debiendo velar por que los derechos y garantías constitucionales de las partes como defensa en juicio, igualdad ante la ley, debido proceso, no se vean vulnerarios en este iter. En el entendimiento que la litis queda trabada con la contestación, la misma debe ser correlato de los hechos expuestos en la demanda, a fin de que todo el debate a lo largo del proceso sea en relación a los hechos expuestos tanto en la demanda como en la contestación, consideramos que inserto en las facultades ordenatorias que prevé el CPCC, resulta correcto el agregado de los escritos que habían sido erróneamente adjuntados en tanto no resulta posible establecer a quien le cabe la responsabilidad del responde intercambiado. Estimando asimismo ajustado a derecho a efectos de sanear el trámite, declarar la nulidad de todo lo actuado a partir de dicho acto, teniéndose condicha agregación por contestada en forma la demanda, a efectos de darle la posibilidad a la parte actora de conocer correctamente los términos de la contestación, salvaguardando de esta manera el derecho de defensa de ambas. Todo ello con costas en el orden causado, atento la responsabilidad que les cabe a ambas partes en la demora del trámite en tanto se trata de una causa iniciada en el año 2007 y al día de la fecha no se encuentra correctamente trabada la litis.

Banco Provincia del Neuquén S.A. c/F. Y F. S.R.L. s/Cobro ordinario de pesos - Cámara de Apelaciones Civil Zapala -

“BANCO PROVINCIA DEL NEUQUÉN S.A. C/ F. Y F. S.R.L. S/ COBRO ORDINARIO DE PESOS”

Zapala, 29 de Abril de 2010. 

VISTAS:
Las presentes actuaciones caratuladas: “BANCO PROVINCIA DEL NEUQUEN S.A. C/F. Y F. S.R.L. S/COBROORDINARIO DE PESOS” Expte. N. 6823, Folio 114, Año 2010, C.A., en dos cuerpos, del Registro de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de Zapala, originarias del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería de esta III Circunscripción Judicial, Juzgado  Nº 1, Secretaría Nº 2; reunidos en Acuerdo los señores Jueces Dres. Liliana B. Deiub y Oscar A. Rodeiro (acuerdos 27 y 28 de 2008 y 1/2009 de ambas Cámaras), a efectos de resolver el recurso de apelación deducido, y CONSIDERANDO:
Que vienen a resolución las presentes actuaciones por recurso de apelación interpuesto por la parte actora en forma subsidiaria contra la providencia dictada con fecha 20 de mayo de 2009 en tanto por la misma se ordena el desglose del escrito de ratificación de la prueba por considerarla extemporánea, y recurso de apelación interpuesto por la misma parte a fs. 101 contra el auto interlocutorio de fecha 17 de junio de 2009. 
Que en relación al primero de los recursos, argumenta la recurrente que en el escrito inicial se ofreció toda la prueba que hace al derecho de su parte, que siendo el sistema procesal un medio para realizar justicia, esta no puede ser sacrificada en aras del cumplimiento de meras formalidades procesales. 
Insiste en que el rechazo de la ratificación de la prueba por extemporánea conlleva una renuncia conciente a la verdad jurídica objetiva y tal renuncia es consecuencia de la aplicación de normas procesales interpretadas con excesivo rigorismo formal. Cita doctrina y jurisprudencia. 
Que en cuanto al segundo de los recursos, expresa que la resolución en crisis contradice todos los principios procesales entre los que se encuentran los de preclusión y firmeza de los actos procesales cumplidos, ya que no es justificación suficiente para tal decisión suponer la intención de la parte de cumplir con las contestaciones de demandas en ambos expedientes. 
Expresa el recurrente que si la parte tuvo intención de contestar la demanda debió así hacerlo en los expedientes correctos, resultando insostenible que cinco meses después alegue un error involuntario para lograr un desglose improcedente. 
Manifiesta que el desglose no es un hecho menor por que afecta la posición legal de las partes, ya que la respuesta al traslado que efectuó la recurrente se refería a la contestación de la demanda. 
De este modo considera que dicho desglose afecta el derecho de defensa y el debido proceso de la actora, por lo que entiende corresponde se revoque este punto con costas. 
Por otro lado solicita en forma subsidiaria declarar la nulidad de todo lo actuado a partir de la presentación de los escritos a efectos de salvaguardar los derechos de ambas partes y ello ocurrirá si como correlato se declara la nulidad de todo lo actuado de allí en adelante. 
Que corrido el pertinente traslado, el mismo es evacuado a fs. 112/113 y vta. manifiesta el apelado, que la agregaciones cruzadas de las contestaciones de demandas se debió a que en forma involuntaria se agregaron las copias de demandas a las cédulas en forma equivocada, prueba de ello es que se acompañaron oportunamente las cédulas con las copias de traslado para que se verificara dicha situación, por ello sostiene que no es cierto como aduce el recurrente que no correspondía el desglose de la contestación para ser agregada correctamente, al contrario, entiende que dicho desglose está enmarcado en las facultades ordenatorias e instructorias del juez.  
Sostiene el apelado que no existe en el expediente afección a derecho constitucional alguno de la actora. No hacer lugar al desglose implicaría tener en autos por contestada una demanda de la cual no guarda vinculación alguna, y más aún originada en situaciones ajenas a su parte. 
Por último en el punto III de su contestación señala que la actora debió plantear la nulidad al momento de contestar el traslado de la presentación efectuada con fecha 1° de abril de 2009. 
Que previamente se han requerido las actuaciones que involucra a ambas partes, con el que se origina la confusión que hace que las presentes se encuentren en esta instancia, esto es el expediente “5657” el que se tiene a la vista a los efectos de la resolución. 
Que con el objeto de ingresar a estudio de los recursos planteados invertiremos el orden de análisis para una resolución más ordenada. 
Así adentrándonos al tratamiento del segundo de los recursos haremos una breve reseña de cómo han sucedido los hechos. Así tenemos que con fecha 29/11/07 (fs. 29) se ordena correr traslado de la demanda, en fecha 25/11/08 el demandado contesta demanda, comparece la actora con fecha 27/2/09 solicitando la apertura a prueba la que es proveída con fecha 06/03/09, a fs. 90 con fecha 01/04/09 el demandado advierte que existe un error en la contestación de demanda, aduciendo la errónea agregación de los escritos de demanda a la cédulas de notificación respectiva, solicitando atento el error se intercambien las contestaciones, petición a la que la señora juez de grado accede y resulta motivo de apelación. 
Una cuestión que entendemos relevante en el presente expediente es que la juez a quo advierte mediante providencia de fecha 4/12/08, en el expediente 5657, que se tiene a la vista, que la contestación no se compadecía con el objeto de la demanda, continuando las actuaciones sin novedades, habiendo las partes hecho caso omiso a dicha advertencia, y recién en fecha 01/04/09 la parte interesada advierte tal circunstancia, lo que deja en evidencia la desaprensión de ambas partes en el trámite de las actuaciones. 
Partiendo de la base que el presente conflicto se genera con la contestación de demanda, analizaremos los efectos de dicho acto procesal. Así, la contestación de demanda, específicamente, es la oportunidad de la defensa, de la articulación del principio de bilateralidad y del debido proceso, el aspecto central de tal acto procesal es que precisa cuales son los hechos controvertidos y cuales las defensas o excepciones no previas que se invocan como obstáculos al progreso de la pretensión de la contraparte, y como consecuencia establece los aspectos que deberán ser materia de prueba y las cuestiones que el juez deberá considerar en el fallo (cfr. Enrique M- Falcón Tratado de Derecho Procesal Civil y Comercial T II Avatares de la demanda. Oposición. Prueba. P.319/320). 
En consecuencia, siguiendo lo precedentemente dicho, es decir que la contestación constituye la oposición a la pretensión del accionante, establece las posturas de las partes frente a los hechos y la posición adoptada en el proceso, es que tal acto procesal es una carga para el demandado quizá la mas importante y por tanto debe ejercer tal acto con extrema responsabilidad ya que está en juego su derecho de defensa en juicio.  
En este entendimiento, sostenemos que para que el proceso pueda hacer su camino hacia la sentencia, la litis debe estar correctamente trabada, en tanto si ello no ocurre posiblemente se discutan hechos que no se relacionen con la demanda. Siguiendo dicho razonamiento, en la presente causa para que la litis, quede bien trabada es preciso que la contestación responda los hechos de la demanda, por tal motivo consideramos que la señora juez a quo ha encontrado la solución mas adecuada, pero tal solución no resulta ajustada a derecho si consecuentemente no se le da la posibilidad a la parte actora, de conocer y defenderse respecto de los hechos que surgen de la correcta contestación para de esta manera ofrecer prueba en consecuencia. 
Que el juez tiene el deber de sanear el procedimiento a fin de lograr llegar por buen camino al dictado de sentencia, debiendo velar por que los derechos y garantías constitucionales de las partes como defensa en juicio, igualdad ante la ley, debido proceso, no se vean vulnerarios en este iter.  
Que la doctrina sostiene: “El ordenamiento procesal faculta al juez para evitar nulidades procesales, habiendo dicho la jurisprudencia al respecto: “Es uno de los deberes de los jueces examinar todos los actos procesales antes de darles trámite para evitar la nulidad por eventuales defectos de forma (Art. 34 inc. 5°, b)). Se trata de lo que la doctrina ha llamado principio de saneamiento, que consiste en sanear y ordenar el proceso dejando expedita su terminación para el pronunciamiento de mérito de la causa, libre de afectación de toda cuestión accesoria o formal” (CNFed. Civ. Y Com., Sala II, 27/06/95, LL, T 1997-D, p. 847). También como correlato de ello, se encuentra la posibilidad de declarar la nulidad de oficio, siempre que el vicio no se halle consentido. No existen reglas fijas respecto a las ocasiones en que el juez tiene la facultad u obligación de dictar las nulidades de oficio ya que ellas dependen de las circunstancias de cada caso, de la preceptiva legal y de la índole de las normas involucradas…” (Víctor De Santo Nulidades Procesales 3° Edición p. 76). 
“La CSN, por su parte ha señalado que “el control, aún de oficio, del desarrollo del procedimiento cuando se encuentran involucrados aspectos que atañen al orden público, constituye una facultad emanada de la alta responsabilidad jurisdiccional que la Constitución Nacional le impuso a la Corte, pues la eventual existencia de un vicio capaz de provocar una nulidad absoluta y que afecte una garantía constitucional no puede ser confirmada” (CS, 25/9/97, LL, t. 1998-B, p. 387). 
De esta forma, compartiendo en un todo la doctrina y jurisprudencia citada, en el entendimiento que la litis queda trabada con la contestación, la misma debe ser correlato de los hechos expuestos en la demanda, a fin de que todo el debate a lo largo del proceso sea en relación a los hechos expuestos tanto en la demanda como en la contestación, consideramos que inserto en las facultades ordenatorias que prevé el CPCC, resulta correcto el agregado de los escritos que habían sido erróneamente adjuntados en tanto no resulta posible establecer a quien le cabe la responsabilidad del responde intercambiado. Estimando asimismo ajustado a derecho a efectos de sanear el trámite, declarar la nulidad de todo lo actuado a partir de dicho acto, teniéndose condicha agregación por contestada en forma la demanda, a efectos de darle la posibilidad a la parte actora de conocer correctamente los términos de la contestación, salvaguardando de esta manera el derecho de defensa de ambas. Todo ello con costas en el orden causado, atento la responsabilidad que les cabe a ambas partes en la demora del trámite en tanto se trata de una causa iniciada en el año 2007 y al día de la fecha no se encuentra correctamente trabada la litis.  
Que con la presente solución, el recurso interpuesto en forma subsidiaria por la actora respecto a la apertura a prueba deviene en abstracto, debiendo estarse a la nulidad resuelta.  

Por lo expuesto, esta Cámara de Apelaciones, RESUELVE:
I.- Modificar parcialmente la resolución apelada, dictada con fecha 17 de junio de 2009, confirmando el punto I) de la misma y declarando la nulidad de todo lo actuado a partir de dicho acto, teniéndose con la agregación confirmada, por contestada en forma la demanda, debiendo en origen continuar las actuaciones según su estado conforme lo considerado. 
II.- Costas en el orden causado conforme lo considerado. 
III.- Diferir la regulación de honorarios para su oportunidad. 
IV. Regístrese, notifíquese y oportunamente vuelvan los autos al Juzgado de origen. 

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Desarrollo web pmiranda.com.ar